viernes, 13 de julio de 2012

La reputación Online (un caso)

Esta semana alguien posteaba en twitter que la mejor forma de evitar que circularan comentarios negativos era prestando un buen servicio, a lo que yo refuté diciéndole que es una buena manera pero que incluso así se pueden presentar casos de malintencionados que se dedican a destruir la reputación de sus competidores en vez de mejorar su nivel de atención, este es el caso que les relataré a continuación:

 En el año 2007 llegó a mi empresa una solicitud de un cirujano muy reconocido en la ciudad (los nombres de personas e instituciones serán omitidos para proteger sus identidades) que requería los servicios de un programador para que le ayudaramos a limpiar ciertos comentarios negativos en Google (al buscar su nombre, o el nombre de su clínica, aparecía como el médico asesino y de hecho si uno buscaba "médico asesino en cali" su clínica aparecía en los primeros lugares (en este momento no gracias a nuestra gestión y a la ola de violencia que se ensañó contra varios médicos en la ciudad). En primer lugar analizamos que la mayoría de sitios eran foros donde los usuarios opinaban sobre los lugares de cirugía estética en la ciudad, hablamos con los administradores del foro y logramos que algunas informaciones falsas fuesen eliminadas, luego generamos noticias que "distrajeran" a los indexadores de google como esta y a generar gran cantidad de información positiva sobre la clínica, resolviendo así el problema.

Sin embargo, nuestro espíritu curioso nos llevó a indagar y a ir un poco mas allá de los mensajes, al hacer una inspección por direcciones IP (Un dato que aparecía en muchos foros públicos hasta hace poco tiempo) notamos que existía gran parte de comentarios provenientes de una dirección, la geolocalizamos y vimos que estaba asignada a un café internet en un barrio cercano a la clínica de nuestro cliente y que los comentarios se hacían entre las 14:00 y la 16:00 así que armamos el "operativo" para averiguar el caso: una persona se fué al determinado café Internet, pidió una hora y se sentó por ahí, un rato después empezó a llegar un grupo de jovencitas, cada una con una libreta, así que nuestro "espía" se acercó a una y así casual, le preguntó que que hacía y ella le contó: hacía casi un mes la había contactado un señor, que le dijo que trabajaba en una clínica de cirugía estética y que si ella estaba interesada en ponerse senos, la niña le dijo que si, pero que que en ese momento no tenía plata, así que el señor le ofreció una muy "sabia solución": la jovencita iba a verlo a la clínica, el le entregaba un listado de cuentas y ella solamente debía ir a un café internet y empezar a publicar comentarios, los mismos comentarios que nosotros habíamos eliminado. ¡El dueño de la clínica de enfrente, le "pagaba" con cirugías a jovencitas para que le hicieran mala fama a nuestro cliente! Obviamente pusimos la situación en conocimiento de nuestro cliente y desafortunadamente no le hicimos seguimiento al caso (no supimos si interpuso algún recurso legal o que pasó luego de eso) así que no es sólo prestar buenos servicios, hay que estar atentos sobre que contenidos se publican en la web sobre sus productos y servicios. Estpero en un próximo post explicarles cómo hacer esto de forma semi automática.

1 comentario:

  1. Tenaz... pero la gente que hace eso no llegará a ninguna parte :S

    ResponderEliminar

Para una experiencia sensorial completa olfatee su teclado antes y después de comentar(!)